Skull King, la sensación del verano

Un juego de bazas o "Trick-tacking"

Durante el verano los juegos que tienen más éxito son sin duda los de pequeño formato. Además si se puede jugar perfectamente en la playa gana muchos puntos. Este es uno de los motivos del éxito de Skull King. Y por supuesto también que es un juego fenomenal y divertidísimo.

Reimplementando Wizard

Skull King es un juego de mecánica de bazas ("trick-taking" en inglés). Se trata de un juego que reimplementa juegos más antiguos como Oh Hell! (1930) y Wizard (1996). El juego consiste en diez rondas en cada una de las cuales se juegan tantas manos como el número de ronda. Así en la primera ronda solo se jugará una únic mano y en la última se jugarán diez.

El objetivo del juego no es ganar el máximo de manos posibles en cada ronda, sino que al principio de cada una haremos una apuesta de cuantos manos creemos que ganaremos durante toda la ronda. Todos los jugadores tienen que acercar los puños cerrados al centro de la mesa y gritar: "Ron, ron, ron!". Después del tercer ron tienen que enseñar tantos dedos como manos creen que ganarán.

Si un jugador consigue acertar su apuesta aquella ronda puntuará en positivo. Sino lo hará en negativo. Por tanto si a medida que vayamos ganando nuestras manos somos capaces de hacer que los otros se equivoquen ¡mejor que mejor!

Skull King

Ganando manos

El juego está formado por un mazo de sesenta y seis cartas: cuatro palos de colores con número del 1 al 13, cinco cartas de bandera blanca, cinco cartas de pirata, dos cartas de sirena, una carta "Scary Mary" y una carta de "Skull King". Las cartas que no son de los cuatro colores se consideran cartas especiales.

Abre la primera mano el jugador a la izquierda de quien ha repartido. Las manos siguientes las abrirá el que haya ganado la mano previa. Si la carta que juega es uno de los cuatro colores, el resto de jugadores estarán obligados a jugar una carta del mismo color siempre que la tengan. Solo hay una excepción: las cartas especiales se pueden jugar siempre que se quiera.

Si todo el mundo ha jugado una carta del mismo color, ganará la mano el jugador que haya lanzado la carta de valor más alto. Si alguien no tenía aquel color entonces puede jugar cualquier otra carta de cualquier color y, si la carta no era negra, siempre perderá. Aquí es importante destacar que el color negro en este juego siempre es el triunfo, pero solo se puede jugar si la primera carta jugada era negra o si no tenemos cartas del color que ha abierto. Si se juega más de una carta negra durante una mano gana la más alta.

Skull King figuras

Complicando los cálculos

Hasta aquí podría parecer que controlar si ganamos o perdemos es relativamente fácil, pero por eso están las cartas especiales. Es muy importante recordar que éstas se pueden jugar siempre que se quiera.

La bandera blanca nos sirve para perder. Con esta carta estaremos declarando que no queremos ganar. Solo hay un escenario en el que alguien pueda ganar con una carta de este tipo: que todo el mundo haya jugado una. Entonces ganará el que haya lanzado la primera.

El resto de cartas especiales ganan al triunfo (color negro) y tienen diferentes jerarquías. La más baja es la sirena, después vienen los piratas que ganan a sirenas y negro y después está el Skull King que gana a piratas, sirenas y negro. Además para acabar de complicarlo si alguien juega una carta de sirena después del Skull King, ésta lo encanta y gana.

Si algún jugador consigue capturar piratas con una carta de Skull se llevará puntos adicionales. Lo mismo pasa si la sirena lo captura a él.

Skull King normas

Acertando la apuesta

Después de cada ronda se pasa a puntuar en función de si se ha acertado o no la apuesta. Todo el mundo que haya ganado las manos que había dicho sumará puntos. Todo el que se haya equivocado restará.

Si se dice un número diferente de cero y se acierta se ganan veinte puntos por cada mano ganada. Si se ha fallado se pierden diez puntos por cada mano que se haya ganado de menos o que se haya dejado de ganar. Así si un jugador dice que ganará tres y lo acierta se lleva sesenta puntos, pero si solo gana una se ha equivocado de dos y pierde veinte puntos.

Si un jugador dice que no ganará ninguna mano y lo acierta se llevará tantos puntos como el número de ronda en el que se encuentra multiplicado por diez. Si falla pierde esta misma cantidad de puntos. Por tanto en la ronda diez se pueden ganar o perder cien puntos. La estrategia de jugar a perder nos puede dar muchos puntos y la victoria, pero también nos puede dejar sin opciones de ganar.

Skull King

Nº de jugadores: 2-6
Edad: 8+
PVP: 9 €
Editorial: Devir
Autor: Brent Beck
Disponible para probar a Via Lúdica.