El formato Legacy y las experiencias de juego

El juego entendido como una experiencia para compartir

Uno de los aspectos que tradicionalmente ha sido muy importante en las valoraciones de juegos es la rejugabilidad. La mayoría de las reseñas suelen dejar un apartado para este factor y muchísimos compradores lo han tenido en cuenta a la hora de decidirse por un juego u otro. Si bien es cierto que desde hace muchos años existen juegos que no son rejugables (como por ejemplo Sherlock Holmes Detective Asesor del 1981), en los últimos años han comenzado a aparecer un gran número de juegos que dejan el factor de la rejugabilidad a parte y exploran nuevos caminos.

La experiencia de juego sobre la rejugabilidad

El mundo de los juegos de mesa ha evolucionado mucho y se para. El año 1995 Klaus Teuber, un diseñador de prótesis dentales alemán, sorprendió al mundo con Catan. Un juego que aún hoy utilizamos para acerca a nuevos jugadores al mundo de los juegos de mesa modernos. Uno de los puntos fuertes de Catan es que presenta un tablero modular que permite diferentes configuraciones, hecho que hace que cada partida sea diferente. En ese momento esto supuso una revolución para todos aquellos que no estaban acostumbrados a jugar.

Más de veinte años después del Catan el sector está innovando y nos presenta nuevas propuestas. En alguna coasión hemos comentado que cada vez se parece más al sector del libro por el estado de madurez en el que se encuentra. En este tipo de juegos de los que os hablamos no solo se cogen cosas de este sector sinó que nos acercamos más a otros como son el del cine y el de los videojuegos. Se convierte el juego de mesa en una experiencia para una sola vez y eso hacer que a la hora de hablar sobre ellos haya que ir con cuidado. Hay riesgo de "spoilers".

Tragedy Looper

Tragedy Looper (Bakafire, 2011) publicado en nuestro país por Devir es un ejemplo de este tipo de juegos. Nos traslada a todo un seguido de escenarios en los que un jugador encarna al cerebro y el resto luchan contra él para evitar que pase una tragedia. Este juego tiene una cierta similitud con la película Atrapado en el tiempo (Groundhog day, 1993) en el que el protagonista revivía una y otra vez el mismo día. Aquí tenemos todo un seguido de bucles temporales que se irán repitiendo hasta que uno de los bandos se haga con la victoria. Este juego incorpora un escenario de aprendizaje para que todo el mundo aprenda las mecánicas de juego antes de empezar y la experiencia sea plena para todos los jugadores.

T.I.M.E. Stories

Uno de los máximos exponentes de este tipo de juego lo encontramos en el reciente T.I.M.E. Stories (Peggy Chassenet y Manuel Rozoy, 2015). Este juego traslada el universo de los videojuegos de tipo aventura gráfica de "point and click" a un tablero de juego haciendo servir la mecánica de exploración de mazo. Hablamos de un juego narrativo completamente cooperativo en el que habrá que resolver un caso. El propio mazo del juego muchas veces servirá como tutorial y guiará a lo largo de la partida. T.I.M.E. Stories supone una evolución respecto a los juegos como Sherlock Holmes Detective Asesor (Raymond Edwards, Suzanne Goldberg i Gary Grady, 1981) en el que se tienen que discutir casos discutiendo entre los jugadores qué localizaciones se tienen que visitar para encontrar pistas. Este juego no está pensado para resolver el caso en una sola sesión sino que nos explica como se tiene que guardar la partida para continuar jugando en otra ocasión.

 
 
 

Por otro lado juegos como Las Mansiones de la Locura 2a Edición (Nikki Valens, 2016) y Arkham Horror El Juego de cartas (Nate French y Matthew Newman, 2016) nos proponen una campaña de juego que nos irá explicando una historia. Tanto estos juegos como T.I.M.E. Stories se pueden ampliar a través de expansiones.

Las Mansiones de la locura

El formato Legacy

Des de la publicación del Pandemic Legacy (Matt Leacock, 2015) el formato Legacy ha ganado relevancia. Se trata de un estilo de juego en el que también prima la experiencia sobre la rejugabilidad, pero que presenta unas características diferentes. Un juego Legacy es un juego que cambia en el tiempo en función del resultado de cada partida y de las decisiones tomadas por los jugadores. Habitualmente se hacen cambios físicos al juego ya sea marcando el tablero, las cartas o enganchando adhesivos así como destruyendo componentes. Estos cambios son permanentes.

Pandemic Legacy

En Pandemic Legacy se juega una campaña conformada por doce misiones diferentes. Cada misión se puede fallar una vez (con consecuencias) por lo que el juego nos proporciona entre doce y veinticuatro partidas. El contenido del juego viene separado en cajas cerradas y numeradas que hay que ir abriendo en función de lo que indique el manual del juego para cada misión.

Recientemente Devir ha publicado la edición en castellano de Seafall (Rob Daviau, 2016), un juego en el que los jugadores se embarcan en una campaña para convertirse en el nuevo emperador y en breve se espera la publicación de Android Netrunner Directriz Terminal, una expansión de formato Legacy para jugar al popular "Living Card Game".

Seafall
Directriz Terminal

Una experiencia compartida

Si entramos dentro del mundo que nos proponen estos juegos de mesa y dejamos de lado la rejugabilidad, descubrimos que nos ofrecen experiencias fantásticas. Nos gusta definir este tipo de juegos como juegos evento en el que lo más importante es el viaje. A menudo será necesario jugarlos con el mismo grupo de juego.

Tenemos que mirar a estos juegos comparándolos con experiencias que estamos más acostumbrados a ver en el cine, la literatura o los videojuegos. Un juego como el T.I.M.E. Stories vale la pena aunque sepas que el caso solo lo podrás jugar una vez? Después de probarlo podemos decir de forma rotunda que la respuesta es un sí.

T.I.M.E. Stories