Detective y Sherlock Holmes: Detective Asesor

Dos juegos de deducción y resolución de casos

En los últimos años hemos visto como la oferta de juegos no rejugables ha aumentado de forma considerable. En su día ya os hablamos de juegos de formato Legacy y experiencias de juego y mencionamos a Sherlock Holmes: Detective Asesor, un juego que no podemos decir que sea precisamente nuevo pues es del año 1981, pero que ya en su día nos hacía una propuesta diferente: ponernos en la piel de un detective y resolver casos. Con la reciente publicación de Detective es el momento ideal para centrarnos en ambos juegos. Sherlock Holmes: Detective Asesor representa el juego más clásico y Detective nos propone una aproximación mucho más moderna a un juego de detectives.

Sherlock Holmes: Detective Asesor

Sherlock Holmes Detective Asesor

En este juego no nos pondremos en la piel de Sherlock Holmes. De hecho ninguno de nosotros podría compararse con el genial detective creado por Sir Arthur Conan Doyle. Al finalizar cada caso el juego nos propone un sistema de puntuación para evaluar nuestras dotes deductivas. Precisamente este sistema nos compara con el detective del 221B de Baker Street. Normalmente no saldremos muy beneficiados con la comparación.

En el juego encontramos diez casos que deberemos ir resolviendo por orden. Habitualmente partiremos de la misma situación. Ha habido un asesinato y Scotland Yard necesita de la ayuda de Sherlock Holmes, pero éste está demasiado ocupado con sus cosas como para perder tiempo ayudando a la siempre "eficaz" policía de la época. En su lugar mandará a su ayudante Wiggins, que será el papel que tomaremos los jugadores. Armados con el libro del caso, el mapa y la guía del Londres de la época, los periódicos del día y, sobre todo, con nuestro ingenio y nuestra capacidad deductiva, deberemos ser capaces de resolver el caso para poder presentar nuestras conclusiones a Holmes.

¿Cómo se juega?

Sherlock Holmes Detective Asesor contenido

Cada caso nos presenta un texto introductorio que será el que nos pondrá en situación. Nos dará información sobre la víctima, el escenario, los posibles testigos y sobre toda la actividad que pueda haber llevado a cabo Scotland Yard hasta el momento. A partir de aquí los jugadores somos libres de abordar el caso como prefiramos. Si deseamos visitar la escena del crimen tan solo tendremos que buscar la dirección de ese escenario en la guía de Londres para saber qué pasaje del libro del caso tenemos que leer a continuación. Con la información que extraigamos de ese nuevo escenario deberemos decidir cómo seguimos la investigación. 

No siempre obtendremos toda la información directamente del libro del caso sino que muchas veces tendremos que seguir los pasos de nuestros sospechosos utilizando el mapa para encontrar nuevas pistas. Si sabemos hacía qué dirección huyó quizás podamos deducir dónde se refugió. O quizás simplemente podemos buscar emplazamientos cercanos a alguna ubicación que cumplan con alguna característica para obtener nuevas pistas. Además también contamos con los periódicos en los que muchas veces sólo habrá información completamente irrelevante para el caso, pero quizás haya algún anuncio o algún suceso que pueda ponernos en la dirección correcta.

No sólo en los periódicos encontraremos información irrelevante. El mapa y la guía de la ciudad serán nuestra principal fuente para encontrar los pasajes que leer en el libro, pero aunque a nosotros nos pueda parecer muy buena idea visitar tal taberna o tal establecimiento, no siempre encontraremos que haya un párrafo dedicado a ese lugar y, consecuentemente, no será importante para el caso. Pero incluso en el supuesto que el párrafo que buscamos sí que aparezca en el libro, eso no quiere decir que nos vaya a aportar información para la resolución. Quizás nos encontremos con una puerta cerrada o con una persona que no sabe ni de qué le estás hablando.

Si en algún momento sentimos que nos hemos quedado encallados podemos utilizar las ayudas que nos ofrece el propio juego. Tenemos a nuestra disposición un puñado de expertos en diferentes temas que podremos ir a visitar (siempre buscando su párrafo correspondiente en el libro del caso). El propio Sherlock Holmes es uno de estos expertos a consultar. Aunque esté ocupado siempre será capaz de resolver nuestro caso rápidamente y nos dará un empujoncito en la dirección correcta para que nosotros mismos seamos capaces también de resolverlo.

Se trata de un juego de deducción. Tenemos toda la libertad de indagar y visitar todas las localizaciones qué queramos, pero no siempre tendremos un fragmento de texto que nos dé las respuestas, sino que deberemos realizar nuestras teorías y suposiciones. En el momento en el que creamos que tenemos el caso resuelto será el momento de compararnos con el maestro. Deberemos ir a una de las páginas finales del caso en la que encontraremos todo un seguido de preguntas que deberemos responder. Cuando lo hayamos hecho podremos pasar a leer la resolución final del caso por parte de Sherlock y compararemos nuestras respuestas con sus deducciones. 

El juego nos ofrece un sistema de puntuación para saber como lo hemos hecho en comparación con Holmes. Partiremos de 100 puntos y veremos cuántas localizaciones (o fragmentos del libro) ha tenido que visitar él para resolver el caso. Habitualmente será un número muy reducido y nosotros habremos necesitado unas cuantas docenas más. Por cada localización que no haya necesitado el gran detective nosotros perderemos puntos. 

Un punto final a destacar es que cada caso suele estar compuesto por un caso principal y un caso secundario. Éste último lo iremos desenredando a medida que vayamos avanzando en la trama principal aunque si no prestamos la suficiente atención es posible que no demos con él y nos sintamos aún más frustrados cuándo leamos las deducciones de Sherlock Holmes.

Sherlock Holmes: Detective Asesor

Nº de jugadores: 1-8

Edad: 10+

PVP: 45 €

Editorial: Asmodee

Diseño: Raymond Edwards, Suzanne Goldberg, Gary Grady

Ilustración: Pascal Quidault, Arnaud Demaegd, Neriac, Bernard Bittler

Año de creación: 1981

Comprar Sherlock Holmes

Detective, un juego de deducción moderno

Detective, un juego de deducción moderno

El propio subtítulo del juego ya nos indica que estamos ante un juego de investigación más moderno. Si en Sherlock Holmes: Detective Asesor nos poníamos en la piel de ayudantes del detective aquí seremos miembros de Antares, una agencia de investigación de nueva creación bajo la jurisdicción del FBI con sede en Richmond, Virginia.

En Detective nos enfrentaremos a un total de cinco casos que jugaremos como una campaña. En este juego los casos a resolver están conectados los unos con los otros. A medida que vayamos avanzando iremos obteniendo información e iremos viendo poco a poco como encaja todo en el puzle general que nos propone. Si en Sherlock disponíamos de un libro para cada caso, unos periódicos, una guía y un mapa, aquí nos encontraremos con un mazo de cartas para cada aventura, tendremos acceso a la base de datos de Antares y podremos utilizar internet cuando se nos indique.

Detective, un juego de deducción moderno

Resolviendo un caso

Cada caso lo empezaremos de la misma manera. El juego incluye un libro de casos que nos pone en situación explicándonos los hechos y el punto de partida. A partir de aquí nos dará unas primeras pistas que serán las acciones que podremos realizar como investigadores. Si empezamos la partida con un detenido por algún hecho, unas posibles pistas iniciales pueden ser interrogar al detenido o visitar algún escenario. A la hora de seguir estas pistas es donde entra en juego el mazo de cartas.

Cada caso está formado por treinta y cinco cartas. Cada vez que sigamos una pista deberemos ir a buscar el número de carta que nos indique. El mazo se debe dejar siempre con la carta indicadora del caso encima sin que muestre nada de las cartas que contiene y cuando buscamos una en concreto debemos hacerlo mirando sólo los números. Solo podremos leer la carta que hayamos ido a buscar y siempre sin darle la vuelta. El contenido de la misma nos mostrará lo que hemos encontrado en nuestra investigación.

Jugando a Sherlock Holmes: Detective Asesor muchas veces nos encontramos interactuando con personajes que creemos que nos nos están diciendo todo lo que saben o que directamente nos están mintiendo. A los más roleros más de una vez les gustaría poder hacer algo para intentar sonsacar más información, pero el juego está hecho de manera que sólo podemos hacer deducciones a través de la información que se nos facilita. El texto está escrito y es el que es. En Detective, en cambio, entra en juego en este punto la gestión de recursos y los diferentes personajes. Al principio de cada caso cada jugador tendrá que escoger un personaje que tendrá una habilidad única y que otorgará al grupo unos determinados tokens de habilidad. Muchas cartas nos darán la opción de intentar sacar más información leyendo el texto del reverso. En algunas cartas hacer esto no tendrá ningún coste, pero en otras tendremos que usar las habilidades de investigación de los personajes y habrá que gastar tokens. Decidir en que cartas los gastamos será clave para no desperdiciarlos, pues no siempre obtendremos información relevante para la resolución del caso.

Además en las cartas no sólo encontraremos texto, sino que también podremos obtener imágenes e instrucciones para visitar determinados apartados de la base de datos de Antares así como indicaciones de que podemos buscar información en internet. 

La base de datos de Antares se convierte en este juego en un recurso indispensable para poder resolver los casos. Se trata de una página web creada específicamente para el juego. Siempre que una carta nos dé un código de ficha personal, archivo, interrogatorio, miscelánea o incluso de pruebas como huellas dactilares, ADN o materiales podremos buscar esa información en la base. De esta manera podremos obtener mucha más información de la que nos facilitarían solo las cartas. Además la introducción de las pruebas nos permite cotejarlas con otras ya introducidas en la web y obtener coincidencias para respaldar nuestras teorías. 

Llegará un momento en el caso que deberemos ir a rellenar un informe final en el que se nos harán preguntas sobre el caso y deberemos seleccionar nuestra respuesta de entre las diferentes opciones disponibles. De las respuestas a las preguntas principales, a las secundarias y a las pruebas coincidentes obtendremos nuestra puntuación, pero no sin antes haber sufrido la penalización correspondiente por el estrés generado en el juego. Aquí tenemos una de las principales diferencias con Sherlock Holmes: Detective Asesor. Si en el juego clásico nos podíamos dedicar a visitar todas las localizaciones y leer todos los fragmentos del libro de casos aún sabiendo que eso afectará a nuestra puntuación final, en Detective directamente no podremos hacerlo porqué entra en juego el factor del tiempo. Tendremos que resolver el caso en un tiempo limitado.

Al principio de cada caso se nos indicará el tiempo en días de que disponemos para resolverlo, las fichas de autoridad con las que empezaremos, que es el otro recurso del qué dispondremos para seguir pistas e indagar más sobre determinadas cartas, y el límite de estrés. El tablero de juego nos permitirá llevar el recuento de los días que han transcurrido así como de las horas. Cada carta nos supone unas horas de investigación que están indicadas en la carta y que no podremos ver hasta que no nos hayamos decidido a seguir esa pista. Tendremos que decidir qué pistas seguimos sin saber cuánto tiempo nos costará. Por norma general empezaremos cada día a las 8:00 h de la mañana y nuestra jornada se acabará a las 16:00 h. Si queremos podremos continuar investigando más allá de esta hora, pero por cada hora extra tendremos que pagar una ficha de estrés que nos restará puntos al final. Si agotamos las fichas de estrés disponibles estaremos obligados a finalizar el caso e ir al cuestionario final. Pero no solo perderemos tiempo por seguir las pistas de las cartas, sino que en el tablero también tenemos mostradas diferentes localizaciones. Para poder coger una carta necesitaremos estar en la localización que nos pida y para cambiar de localización siempre perderemos una hora. Tenemos que organizarnos bien para no perder tiempo viajando de un lado a otro.

No tenemos tiempo para investigar todas las cartas y ninguna carta nos dará la respuesta exacta que estamos buscando. Tendremos que sacar nuestra conclusiones con la información de que dispongamos.

Detective, un juego de deducción moderno

Conectándolo todo

Detective es una campaña. Todos los casos están conectados entre ellos y muchas veces nos podremos encontrar siguiendo un hilo de investigación en un caso que parezca que no va a ningún lado, pero que puede ser crucial para resolver los casos posteriores. De hecho podemos llegar a dar con las cartas de trama, unas cartas que no podemos leer de inmediato sino que debemos guardarlas para el caso que nos indican sin mirarlas. Éstas estarán disponibles cuando afrontemos el caso en cuestión y nos darán pistas adicionales para seguir e importantes ventajas.

Detective, un juego de deducción moderno

Nº de jugadores: 1-5

Edad: 16+

PVP: 45 €

Editorial: Maldito Games

Diseño: Ignacy Trzewiczek

Casos: Przemysław Rymer, Jakub Łapot

Ilustración: Aga Jakimiec, Ewa Kostorz, Rafał Szyma

Año de creación: 2018

Comprar Detective